Mojar un trozo de pan en salsa es, quizá para muchos, uno de los mayores placeres culinarios que uno pueda tener. Y es que la salsa es sinónimo de sabor, ya sea fría o caliente, dulce o agria, suave o picante, ese jugo lleno de aromas lleva la comida a otro nivel.

Este acompañamiento a los platos puede ser incluso el protagonista, ya que sin la salsa muchas recetas carecen de sentido.

En el mundo hay infinitas variedades de salsas. Además, aunque hablemos de una en concreto, por ejemplo, la bechamel, nunca habrá dos iguales. Hay una bechamel por cada persona que la prepara y lo mismo pasa con cualquier otra receta de salsa de tomate, mahonesa, barbacoa, vinagreta…

tipos de salsas

Un mundo de posibilidades

Todos tenemos en la cabeza salsas que combinan siempre bien con un determinado alimento. La salsa de tomate con un plato de arroz, la boloñesa con espaguetis o la salsa de pimienta sobre un buen solomillo son solo algunos ejemplos de salsas universales. Pero la innovación dentro del mundo de la cocina en relación a las salsas ha ido creciendo con el paso del tiempo hasta que, hoy en día, nos podemos encontrar combinaciones de todo tipo muy sabrosas.

Y es que el mundo de la salsa es el de las posibilidades. Y no hace falta inventar nada para conseguir algo único, basta con experimentar con salsas bien conocidas y darle un punto personal que la haga especial. Esto es válido para chefs de la alta cocina, para pequeños restaurantes de barrio y para cualquier amante de la cocina que se preste a dejarse llevar por caminos de la creatividad.

Un plus de sabor a nuestros platos

Entender qué valor añadido poseen las salsas en la gastronomía es saber apreciar su importancia. La salsa combina con el plato, y viceversa, por lo que esa armonía es esencial para que la receta sea perfecta. Una salsa bien elaborada y que maride con el resto de los ingredientes armoniza el plato, ofreciendo un equilibrio que la persona que lo deguste seguro aprecia. Y no es fácil encontrar ese equilibrio, ni mucho menos, porque dar con ese balance perfecto entre sabores, texturas y temperaturas requiere de un gran conocimiento culinario.

Se dice que a un buen cocinero se le puede distinguir por su pericia al elaborar salsas. Pero, independientemente de que esa leyenda urbana sea cierta o no, la verdad es que la personalidad y el toque diferencial dentro del mundo gastronómico se puede elevar a la enésima potencia con una receta de una salsa.

En definitiva, cualquier amante de la cocina, bien sea profesional o no, deja un sello inconfundible al elaborar una salsa con su toque personal.

La salsa y su influencia

Este condimento tiene tanto poder que influye directamente en nuestras decisiones. Si acompaña a un plato una salsa que sabemos que no nos gusta, aunque se trate de nuestro favorito, no lo comeremos. Y no lo haremos porque su influencia en el conjunto es total.

La salsa supera cualquier otro sabor del plato al que acompaña, dejándola como la auténtica protagonista. Unos tiernos escalopines acompañados de crujientes patatas fritas seguramente estén deliciosos, pero si le añadimos una salsa de queso cabrales el nivel de sabor del plato crece exponencialmente.

También juega un papel de influencia en lo que ven nuestros ojos y olfato. El mundo de las salsas es sinónimo de variedad de colores y de atracción visual, así como de tipos de olores. Y es que no solo son importantes en el sabor: sus tonos y sus aromas nos influyen directamente.

tipos de salsas

Tipos de salsas

Hay tantas salsas como personas, pues cada uno puede hacer su propia receta y ser única. A lo largo de la historia – se dice que los romanos ya tenían salsas que hacían combinan con sus exquisitos platos en los banquetes del César – el concepto ha ido evolucionando y hoy disponemos de una variedad imposible de enumerar por completo. En cada región de cada país del mundo puede existir una salsa diferente e increíblemente rica.

En el artículo hemos mencionado la salsa de queso cabrales, la bechamel o la carbonara como algunos ejemplos típicos y universalmente conocidas, pero, obviamente, hay más. Aquí una breve lista de ricos caldos para combinar en todo tipo de platos:

  • Salsa de tomate: poco que añadir a una de la salsas más consumidas en nuestra gastronomía. Una de sus variedades, el kétchup también mundialmente famosa.
  • Española: preparada con verduras, es ideal para combinar con carnes al horno.
  • Roquefort: una salsa potente que compaña muy bien con pasta
  • Barbacoa: es ese extra de sabor que necesita cualquier costillar a la brasa
  • Pedro Ximénez: una reducción de vino que combina a la perfección con carnes
  • Mahonesa: una salsa que o la amas, o la odias, pero seguro que no te deja indiferente
  • Pimienta: un potenciador de sabor para platos donde la carne es lo principal
  • Alioli: un clásico de la gastronomía mediterránea que marida con infinidad de
  • Brava: no hay tapa más clásica que unas patatas bravas, ideales para quienes aman los sabores fuertes
  • Besamel: la base de infinidad de recetas, entre ellas las croquetas
  • César: una salsa que combina a la perfección con una ensalada
  • Guacamole: originaria de México, es un añadido perfecto para todo tipo de platos
  • Agridulce: procedente de China, hoy en día está más que extendida por todo el mundo
  • Mostaza: salsa con un sabor muy particular que no deja indiferente a nadie
  • Mojo picón: la salsa clásica del archipiélago canario y una delicia culinaria.
tipos de salsas

¿Cuál es la más usada? Difícil saberlo, casi imposible. Dependiendo de a qué tipo de gente y lugar nos estemos refiriendo. En las Islas Canarias el mojo picón es la reina de las salsas y en México las picantes son las protagonistas. Quizá podemos aventurarnos a decir que el kétchup es la más utilizada, ya que combina con muchos platos y la disfrutan desde niños a mayores, pero, en todo caso y como hemos visto, el mundo de las salsas es maravilloso, tanto si te gusta hacerlas como si eres de los de mojar el pan hasta que no quede ni gota.

Descubre más artículos como este:

consumo hogares españoles
Estilo de vida

El consumo en los hogares españoles

Conoce con detalle cómo compra el español medio los alimentos, cómo los cocina y cuánto se gasta al año gracias a este artículo de masymas…
tipos de sidra
Gastronomía

¿Cuántos tipos de sidra hay?

Hablar de Asturias es hacerlo de un paraíso ya no solo natural, sino también gastronómico; donde la sidra es un auténtico icono del folclore asturiano.
tipos de salsas
Gastronomía

La salsa en la gastronomía, el poder del sabor

El mundo de la salsa es el de las posibilidades. Picantes, suaves, dulces, frías... da igual como sean, las salsas siempre tienen algo que aportar.
equilibrio nutricional
Gastronomía

Cómo alcanzar el equilibrio nutricional

Si se consigue llevar una dieta equilibrada y adaptada a las necesidades metabólicas, la gran mayoría de las personas podrá alcanzar el equilibrio nutricional y…