10 trucos para enfriar tus bebidas en unos minutos

Cuando llega el calor del verano y realizamos las compras en supermercado, dejamos a un lado las bebidas calientes y optamos por otras más refrescantes. Las bebidas frías nos hacen sentir hidratados y frescos, por lo que es una buena opción para saciar nuestra sed. Sin embargo, hay ocasiones en las que por olvido o por falta de tiempo, no hemos podido enfriarlas, por lo que en este post queremos mostrarte algunos trucos para conseguirlo de forma rápida.

Disfrutar de tus refrescos favoritos fríos y a cualquier hora es posible con estos métodos rápidos de enfriamiento. Algunos son más tradicionales que otros, pero igualmente efectivos. Presta atención a las siguientes ideas que te mostramos y no te quedes este verano sin tu bebida fría.

Hielo en tu bebida

bebidas frias

Sin duda es el método más tradicional de todos, utilizar hielo directamente en tu bebida. Muy útil sobre todo para refrescos, ya que enfría rápidamente. Sin embargo, debes tener cuidado con la cantidad de hielo que utilizas, ya que al derretirse se convierte en agua y podrías cambiar el sabor de la bebida.

Por otro lado, tomar café frío en verano es la mejor opción para aquellos amantes del café. Por lo que el hielo es la opción más adecuada para este tipo de bebidas, ya que le da un toque diferente pero igual de delicioso. Sin embargo, para otras bebidas como la cerveza, esta opción no es muy recomendable.

Un cubo, agua, sal y hielo

hielo agua y sal

Sin duda es uno de los métodos más efectivos y rápidos. Es un truco muy sencillo, ya que solo necesitas coger un cubo, llenarlo con agua y con hielo, y por último echarle un par de cucharadas de sal. Al introducir las bebidas solo tendrás que esperar unos 5 minutos aproximadamente y se quedarán a -10ºC. Ten en cuenta que si introduces pocas botellas o latas, más rápido se enfriarán.

Este fenómeno sucede por una reacción química, ya que la sal necesita calor para poder disolverse y la adquiere de las latas o botellas, por lo que el frío del hielo pasará de forma más rápida al cubo.

Papel de cocina mojado

Este método tradicional es muy sencillo, ya que solo hay que envolver la lata o botella con papel de cocina. El papel debe mojarse con agua y después introducir la botella o lata envuelta en el congelador. Es un truco eficaz pero requiere de varios minutos.

Papel de cocina, agua y sal

Al igual que el truco con el cubo de agua, hielo y sal, puede utilizarse con papel de cocina e introducir las bebidas en el congelador. Y aunque no es tan rápido, aporta la ventaja de enfriar varias unidades a la vez. En este método tienes que envolver también la botella o lata con papel de cocina y mojarlo, pero también se agrega una pizca de sal.

Hielo seco y un paño de cocina

El hielo seco es una variante del hielo que se utiliza incluso para eliminar verrugas. Aunque no es muy frecuente tenerlo en casa, puede fabricarse fácilmente. Con este método solo hay que cubrir la bebida con un paño de cocina un poco húmedo y ponerla sobre el hielo seco. Es muy importante que no toques el hielo seco con las manos, ya que su baja temperatura puede provocar quemaduras por frío.

Una nevera portátil, hielo y cobre

La típica nevera de camping puede sernos de gran ayuda para fabricar una máquina casera de frío. Para ello, debes disponer de tubos de cobre que se colocarán de forma serpenteante por todas las paredes de la nevera portátil. Una vez realizado este paso, se introducen los hielos y las bebidas. Este método es posible gracias a que el cobre es un conductor térmico de gran calidad, así que las bebidas pueden enfriarse rápidamente.

Un bote de aire comprimido

Aunque no es muy común tener en casa un bote de aire comprimido, puede que los amantes de la informática si lo tengan, ya que se utilizan para limpiar teclados del ordenador. La temperatura del aire comprimido es muy baja, por lo que al rociar una botella o lata, el líquido se enfría a gran velocidad. 

Directo al congelador

Una opción muy buena pero algo más lenta, ya que deberás esperar bastante más tiempo. Por otro lado, debes tener cuidado, ya que si dejas demasiado tiempo las bebidas dentro del congelador y llegan a congelarse, corres el riesgo de que incluso exploten. Esto suele pasar mucho con las cervezas o vinos gourmet, sobre todo en aquellas bebidas que están envasadas en vidrio.

Vasos congelados

compras en supermercado

Una opción muy utilizada sobre todo para las cervezas, ya que es una bebida que no se recomienda tomar con hielo. Como hemos comentado, incluir hielo en las cervezas no es una buena opción, ya que el agua puede modificar su sabor. Por este motivo, muchas personas vierten la cerveza en un vaso congelado. Para utilizar este método, solo tienes que meter los vasos varios minutos en el congelador hasta que se pongan fríos.

Enfriadores tradicionales o eléctricos

Hay enfriadores básicos como las fundas rellenas de agua u otros líquidos que se congelan y enfrían las bebidas al envolverlas. Por otro lado, existen enfriadores eléctricos que logran el mismo resultado en pocos minutos, sin embargo, su precio es bastante alto.

En definitiva, enfriar tus bebidas favoritas rápidamente puede ser una tarea sencilla si sigues algunos de nuestros trucos. No olvides incluir todo lo necesario para conseguirlo en tus compras de supermercado. ¡Combatir el calor del verano con bebidas frías es más fácil!