fbpx

Las frutas son la clave para disfrutar del verano. Son saludables, te mantienen hidratado, su sabor es sensacional y las puedes llevar a cualquier parte. No importa que sea la playa o la montaña, te esperan todo tipo de sensaciones a las cuales no puedes decir que no. Y lo mejor es que en esta temporada encontrarás los mejores ejemplares de todo el año.

Principales frutas de verano

Las frutas del verano destacan por un colorido vivaz, su jugosidad, dulzor y poder refrescante. Las encontrarás en todos los tamaños y formas. Desde las redondeadas hasta las ovaladas y ten grandes como una suculenta sandía. Las tardes más calurosas ya no serán un problema y podrás elaborar todo tipo de platos donde los postres son los auténticos protagonistas. ¿No te apetece hincarles el diente?

Melón

El melón es una de las frutas veraniegas por excelencia, contiene abundante líquido y es muy sabrosa. ¿Estás en medio de julio y el calor no para? Es la solución que estabas buscando. Es rico en hidratos de carbono, proteínas y fibra. Además, te aporta la mitad de la vitamina C que necesitas cada día y es fuente de betacarotenos.

frutas en verano melón

Sandía

La sandía es otra de las grandes protagonistas del verano. ¡Su sabor dulzón te conquistará como a nosotros!. Esa mezcla de verde y rojo tan viva es sumamente atractiva. A la hora de consumirla, no dejes de probarla fría. Te refrescará como pocas frutas y te ayudará a mantenerte hidratado, pero con un toque sabroso que te pedirá más de un trozo. También te aporta sodio, potasio y en pequeña proporción tanto de ácido fólico como vitamina E.

frutas en verano sandia

Cereza

Su profundo tono rojo y pequeño tamaño que es encantador. Otra de las opciones que no pueden faltar a tu mesa, ya que te aportará una buena cantidad de vitamina C y nutrientes como el potasio y betacaroteno. Ayuda a prevenir enfermedades del corazón y representa una forma ideal de conseguir melatonina para tu cuerpo. Para esto último no tendrás problemas, ya que dispones de todo tipo de recetas. ¡Manos a la obra!

Albaricoque

Es una fruta popular de gran calidad. Lo más remarcable del albaricoque es su sabor dulce, el cual compite con su una aroma embriagador muy característico y un color amarillo que captará tus sentidos. ¡Una fruta que no puede faltar en tu cocina! En ella abunda la fibra, minerales como el potasio y vitamina A, muy importante para el cuidado de la vista y de la piel. Si quieres probarlo, tienes la oportunidad desde mayo hasta agosto y no te vas a arrepentir.

Ciruela

Si por algo destaca esta fruta es por su pulpa, la cual es muy refrescante. La reconocerás por su forma redondeada, pequeño tamaño, colorido potente en algunas variedades y la elevada cantidad de agua que contiene. Te recomendamos que la incorpores en tus meriendas, en especial para los peques. Como en otros casos, su aporte calórico es bajo y cuenta con minerales como el potasio, magnesio, calcio y yodo. No dejes de comerla al natural, en mermeladas y en compotas como acompañante de otros alimentos.

frutas en verano ciruelas

Nectarina

¿A que no sabías que es una variante del melocotón? Su piel lisa y rojiza con toques amarillos la hacen muy interesante. Es muy jugosa, gran fuente de minerales como potasio, fósforo, magnesio, calcio, sodio o el hierro, contiene vitaminas B6, B3, B2 y B1 y solo te aporta unas pocas calorías por pieza. La nectarina ayuda a combatir el estreñimiento, cuida de las uñas y del cabello y ralentiza el envejecimiento.

frutas en verano nectarina

Higo

Es un gran añadido para cuidar de tu salud, en especial por sus propiedades digestivas al poseer una gran cantidad de fibra soluble. Es rico en azúcares naturales, minerales y vitaminas antioxidantes A y K. Aprovecha el verano para comerlos frescos, ya que el resto del año solo los encontrarás secos. Así, cuidarás los niveles de azúcar en sangre, la calidad de tu piel y prevendrás enfermedades cardiovasculares.

Buenos consejos para comer fruta en verano

Una ventaja fundamental que te ofrecen las frutas es que las puedes comer cuando, donde y como quieras. Al natural, en compotas, mermeladas, desecadas, en batidos o zumos, como tú prefieras. Esto te abre un abanico de posibilidades enorme, en especial en una época como el verano. Serán tus compañeras ideales tanto en la playa con en la montaña, créenos.

Si estás en plena ola de calor, lo suyo es que le pongas fin con una bebida fresquita; pero no vale cualquiera y es mejor darle un plus tanto de sabor como de frescura. Un granizado de frutas con hielo picado es la solución. Por ejemplo, si quieres uno de sandía, solo necesitas una licuadora e introducir en ella rodajas de fruta, triturar hielo y combinarlo con el zumo en un vaso. Con un poco de azúcar le darás un toque de dulzor.

Una macedonia con helado es otra forma suculenta de disfrutar de la fruta. Corta en gajos las que más te gusten y añádelas en un bol junto a la crema helada que más te guste. Puedes añadir un poco de zumo de limón para darle un toque ácido y, ya que es temporada, no dejes de poner una cereza en la cima de la elaboración. ¡A los pequeños les encantará!

Las brochetas de colores de fruta son ideales como postre en un pícnic. Imagínate en medio de la naturaleza, respirando aire puro y comiendo una brocheta compuesta de trozos de sandía, nectarina o ciruela. ¡Verano en estado puro! No dejes de guardarlas en una nevera portátil para que el calor no te estropee la merienda. Además, son un sustituto de primera para las bebidas carbonatadas, ya que son mucho más saludables y no contienen grandes cantidades de azúcar. De hecho, solo con ellas conseguirás todo el azúcar que necesitas cada día.

En definitiva, no tienes excusas para disfrutar de las frutas de verano. Tienes a tu disposición todo tipo de variedades y formas de consumirlas. Solo tienes que elegir la que más te guste y refrescarte con un toque de sabor que mezcla lo dulce con lo ácido.