Recetas frescas para el verano con melón

Recetas frescas para el verano con melón

El melón es, sin duda, una fruta muy asociada al verano. Se trata de un alimento muy fresco e ideal para comidas al aire libre o frías. Es uno de los reyes del verano y no puede faltar en tu mesa de ninguna de las maneras, dado que hay diferentes recetas con melón, tanto como postre como en salado.

Platos con melón

Esta fruta puede formar parte de entrantes o platos principales sin ningún tipo de problema. Cuenta con una gran versatilidad que permite su uso en muchas recetas de verano.

El melón con jamón

Se trata de una de las elaboraciones más tradicionales. Este matrimonio proviene de los años setenta y ha tenido sus épocas de fama, aunque ahora esté en horas bajas.

Cuenta con la posibilidad de elaborarlo con un toque diferente que le aporte algo nuevo. Una de las opciones es usar un pelador para sacar láminas del melón, de esta manera ambos elementos tendrán el mismo grosor y será más sabroso.

Otra posibilidad es caramelizar el melón en una sartén con un poco de azúcar, y colocar el jamón nada más sacarlo. De esta manera tendrás un plato tibio con una textura más blanda y diferente.

Melón, mango, cecina y Pedro Ximénez

Un aperitivo sabroso con el que sorprender en caso de que tengas una cena. Su preparación es sencilla: por un lado, prepara una reducción con azúcar del vino para conseguir una salsa densa y suave. Puedes añadirle alguna hoja que le dé aroma, por ejemplo, la menta.

Por otro lado, prepara láminas de ambas frutas y monta un milhojas alternando las diferentes capas. Una vez que tengas la altura deseada deberás fijarlo con un palillo y añadirle un poco de salsa a temperatura ambiente desde la parte superior.

El gazpacho: un clásico del verano

Este plato cuenta con una receta muy saludable a la par que sencilla. Para tomar a cualquier hora del día es sabrosa y fresca. Unos buenos tomates son la base, añádale el melón, pepino y pimiento al gusto y tritura. Obtendrás una refrescante y nutritiva bebida.

Para darle un toque diferente, pica las yemas de unos huevos cocidos, saca unas bolas pequeñas del melón y añádele unas lascas de jamón. Sin duda, será un plato con el que todo el mundo querrá repetir.

También puedes optar por lo dulce

No solo tienes que comerlo en crudo, puedes usar otro tipo de preparaciones para degustarlo.

Brochetas de melón con chocolate

Un plato para los más golosos. Corta el melón en trozos de bocado y uniformes, y báñalo en diferentes chocolates de cobertura. Déjalo enfriar en la nevera para que se endurezca antes de servirlo.

Polos de melón

Un helado sencillo para que los más pequeños coman fruta. Tritura el melón y añádele un yogur por cada medio kilo de fruta. Mézclalo bien, después vierte la mezcla en unos moldes para polos y por último al congelador. Es importante que refrigeren hasta que se endurezcan.

Como ves, es fácil saborear recetas con melón donde se pueda disfrutar de esta fruta de manera sencilla.