Cómo saber qué frutas de hueso están de temporada

Cómo saber qué frutas de hueso están de temporada

Las frutas de hueso son un delicioso manjar, pero más si son realmente de temporada. Saber diferenciarlas para comerlas frescas y naturales, en su mejor época, es algo tan sencillo como conocer los meses de su producción natural.

Seguro que te apetecen unas cerezas, de esas jugosas y carnosas del valle del Jerte. Pues estás de suerte, porque justo en mayo es cuando comienza su mejor producción, que dura en su esplendor hasta finales de julio.

Es cierto que podemos encontrar las frutas que deseamos un poquito antes de sus fechas, generalmente el mes anterior, y un poquito después, otro mes más o menos, dependiendo de la zona y de cómo haya venido el año en cuanto a climatología, pero aquí vamos a tratar de darte una guía de las principales frutas de temporada que tienen hueso, especificando los meses más ideales, pues la abundancia hará que el producto te garantice la mejor calidad y el mejor precio.

Pero, antes que nada, aprendamos a diferenciar algunas frutas.

Diferencias entre algunas frutas con hueso

Hay alguna gente que confunde las variedades de aquellas frutas que provienen de la familia del melocotón, como son: el melocotón, la nectarina, el albaricoque, la paraguaya y las platerinas.

El melocotón es grande y carnoso de piel aterciopelada y, aunque su forma y color pueda parecerse al de la nectarina, en algunos casos, lo diferenciaremos perfectamente por la piel lisa y brillante característica de la nectarina. Ambos se diferencian de la paraguaya por la inconfundible forma achatada de esta última y todas se diferencian del albaricoque porque este es como un melocotón diminuto.

El mayor problema lo encontramos con las platerinas, ya que al ser un híbrido de la nectarina y paraguaya, su forma se asemeja a la de esta última, pero su piel a la de la nectarina. De esta forma, cuando veas una nectarina plana, sabrás que en realidad estás ante una platerina.

Otro aspecto importante para diferenciarlas es que hay algunas, como el albaricoque, en que el hueso se desprende limpiamente y otras no, y para diferenciarlas por sus gustos y tacto al paladar no hay nada mejor que probarlas y decidir cuál es tu preferida, teniendo en cuenta que la mayoría presentan una gama agridulce.

Calendario de frutas de temporada con hueso

Aguacate: junio a septiembre.

Albaricoque: mayo a agosto.

Cereza: mayo a julio.

Ciruela: junio a agosto.

Melocotón: mayo a septiembre.

Nectarina: mayo a septiembre.

Paraguaya: julio y agosto.

Platerina: junio a agosto.

Cada día es más frecuente disponer de fruta en los mercados durante cualquier época del año, encontrar naranjas en agosto o fresas en febrero es algo que nos han brindado los avances de la civilización, pero existe una gran diferencia en el producto de las frutas de temporada, en su calidad, sabor, jugosidad y aromas que no debes desaprovechar.

Si tienes la oportunidad de comer las frutas de hueso en su temporada exacta, no lo dudes, te beneficiarás de calidad y precio.