Por qué introducir el jamón serrano en tu dieta

Por qué introducir el jamón serrano en tu dieta

El jamón serrano es uno de esos alimentos que no pasan desapercibidos. Muchos son los que lo degustan a diario o casi todos los días. Si eres uno de ellos estás de suerte, ya que este producto, típico en nuestro país, ofrece grandes beneficios para la salud. Incluir jamón en la dieta resulta un gran acierto. ¿Quieres descubrir cuáles son esos beneficios? Entonces, no dejes de leer.

Propiedades y beneficios del jamón en la dieta

Lo primero que debes tener en cuenta es que posee un alto valor nutricional, algo muy demandado en toda dieta deportiva. Proporciona una gran cantidad de minerales, como el hierro o el fósforo, vitaminas del grupo B, las cuales el cuerpo no puede producir, así como del complejo D. La mitad de las grasas que contiene son buenas, puesto que se trata de las insaturadas. A su vez, es un aporte de energía nada desdeñable para soportar un día de intenso trabajo.

Sus saludables efectos son amplios, en especial para los deportistas al ser una fuente de proteínas de fácil asimilación. Si eres un amante del fitness o del fisioculturismo este alimento te ayudará a construir músculo y a mantenerlo en buen estado. Además, contribuye a mejorar los niveles de colesterol malo al contener ácido oléico.

Por último, dado su contenido en vitamina B1 permite combatir el estrés e, incluso, la depresión, aunque no dejes de consumirlo con moderación como el resto de alimentos. Además, al poseer gran cantidad de zinc favorecerá la mejora de tu memoria, algo que se deja notar con mayor fuerza en los adolescentes.

¿Cuánto se recomienda comer a la semana?

Se recomiendan unos 700 gramos a razón de 100 cada día. Las razones que esgrimen los especialistas son variadas, destacando que con la ingesta diaria recomendada se alcanza el 75 % de las proteínas necesarias, el 25 % de las vitaminas y el 20 % de los minerales. Esto afecta especialmente a los niños.

¿Cómo saber si un jamón es de calidad?

Lo primero en lo que deberás fijarte es en la denominación del producto, la cual debería aparecer bien indicada. La grasa debe ser blanquecina y sin haber grieta alguna, y la pieza debe tener un aspecto alimonado, que indicará que se ha realizado un corte cuidadoso que ha respetado al producto en sí. Así mismo, el color general de la pieza, ese rojo vivo tan distinguible, debe ser homogéneo y solo interrumpido por el blanco de la grasa.

Un añadido de calidad a una dieta deportiva

El jamón serrano es uno de esos productos que no deben dejarse a un lado. Si bien hasta hace no tanto no se pensaba que fuera tan saludable, hoy en día se han puesto de relieve todas las características citadas y muchas más que se han quedado en el tintero. En este sentido, si lo que pretendes es llevar una dieta saludable o una dieta deportiva no dejes de incluir el jamón en ella. Por descontado, no olvides comerlo con moderación para aprovechar todos sus nutrientes.