Día del lavado de manos: este año si lo debemos celebrar. ¡Salvemos vidas!

El lavado de manos es un gesto cotidiano que hasta hace bien poco pasaba desapercibido. El coronavirus ha hecho ver a la sociedad su importancia. Si quieres celebrarlo, el Día del Lavado de Manos está cerca. En él se conmemora algo sencillo pero de lo cuya importancia hoy somos muy conscientes. Por eso hoy queremos hablarte de esta práctica, de su historia y del bien que nos hace a todos.

El Día del Lavado de Manos

Este día se celebra el 15 de octubre y participan en él 70 países. Su objetivo es concienciar a la población de que la combinación de agua y jabón salva vidas. Es un gesto sencillo, y fácil de llevar a cabo de forma adecuada, pero que tiene un impacto muy elevado en nuestra salud y la de quienes nos rodean. ¡Millones de personas viven gracias a que otras se lavan las manos!

Día del lavado de manos

¿Es tan importante lavarte las manos?

Esta es una medida básica de higiene. Lavarse las manos corta una importante vía de propagación para los gérmenes, y hoy en día lo tienes muy fácil. Dispones de agua corriente y jabón en abundancia. Así, las bacterias y virus que llegan a tus manos no pueden reproducirse y hacerte enfermar. Ten en cuenta que basta que te rasques cerca de un ojo para coger una infección.

Además, evitas contagiar a otros. No solo porque tú no enfermas, sino porque no les llegas a tocar con las manos contaminadas. ¿Te imaginas que en la industria alimentaria no se lavaran las manos? Sería muy difícil que los alimentos que consumes llegaran a ti en buen estado.

En masymas supermercados apostamos por la mayor limpieza y higiene. De esta forma podrás disfrutar sin temor de los alimentos frescos de primera calidad que ponemos cada día a tu disposición.

importancia del lavado de manos

¿Las lavas de forma adecuada?

Lavarte bien las manos te evitará desde coger un catarro a transmitir la COVID-19. Ten presente que con ellas tocas casi de todo, y muchas veces sin darte cuenta. Sin embargo, puede que no las limpies como es debido.

Lo primero que tienes que hacer es mojarlas en agua tibia y depositar el jabón. Luego frota bien los dedos entre sí, cepilla las uñas y retira la espuma generada. El proceso dura unos 30 segundos, y con él eliminarás cualquier germen que pudiera haber en tus manos. ¡Ni el propio coronavirus podría sobrevivir a un proceso como este! Y la razón es bien sencilla. Este virus está recubierto por una capa de grasa que la mayoría de los jabones eliminan. Con un buen lavado estarás ayudándote a ti, a tu familia y a la sociedad al completo.

Procura lavarlas después de tirar la basura, tocar dinero que te acaban de dar, tras estornudar o toser o cuando estés manipulando alimentos frescos. En estos escenarios eres más propenso a transmitir o coger gérmenes, por lo que son los momentos más delicados.

forma lavado de manos

Una breve historia del lavado de manos

Quizás te parezca esto es algo muy común, pero hasta hace relativamente poco no era costumbre lavarse las manos. Esto llegó a finales del siglo XIX y comienzos del XX. De hecho, fue a mediados del XIX cuando algunos científicos empezaron a avalar de forma empírica su importancia; hasta entonces la personas solo se las lavaban por decoro.

Fue Ignaz Semmelweis quien demostró que este hábito podría salvar millones de vidas. En 1847 este médico húngaro puso en práctica un experimento. Trabajaba en un hospital de Viena y se dio cuenta de un problema: en el área de maternidad el número de madres fallecidas aumentaba en un 10 % si asistía un médico o un estudiante de medicina.

Si bien en los partos atendidos solo por comadronas la mortalidad era alta, cuando intervenían estos profesionales aumentaba aún más. Tras valorar diversas hipótesis, se dio cuenta de que los médicos solían ir a los partos tras hacer autopsias. Y realizaban esta labor a diario, lo que contribuía a transmitir gérmenes entre personas. Al darse cuenta pidió que tanto médicos como comadronas se lavaran las manos con hipoclorito cálcico. El resultado fue que la tasa de mortalidad cayó a entre el 1 y el 2 %. Sin embargo, se tardó varias décadas en extender esta práctica que ha ayudado a salvar millones de vidas.

historia lavado de manos

Su importancia en datos

Para que te hagas una idea, esta práctica reduce la cantidad de personas que enferman de diarrea entre un 23 y un 40 %. Los problemas respiratorios causados por gérmenes, entre un 16 y un 21 %, el absentismo escolar por enfermedad gastrointestinal cae en un 57 % y evita que 1 de cada 3 niños pequeños contraigan infecciones. De hecho, es posible prevenir el 20 % de las infecciones respiratorias gracias al lavado de manos.

Quizás pienses que las cifras no son tan destacadas, pero cada porcentaje oculta millones de personas a nivel mundial. Además, este hábito está hoy más presente que nunca, ya que es una de las formas más eficientes de frenar el coronavirus. Con él te estás ayudando a ti mismo y a todas las personas que te rodean. ¡Y no perderás ni un minuto de tu vida en hacerlo!

datos lavado de manos

Ahora más que nunca, ¡no descuides la higiene!

Como has podido ver, el lavado de manos es crucial para la salud de las personas. La higiene es algo que la sociedad moderna da por sentado. Sin embargo, durante gran parte de la historia de la humanidad esto no fue así. Procura tener este gesto para evitar contagios en la vuelta a la normalidad.