Algunos sencillos consejos para ahorrar en casa

Algunos sencillos consejos para ahorrar en casa

Los gastos de casa siempre son los primeros que tratamos de controlar cuando nos proponemos ahorrar más. El problema es que no siempre atinamos bien en nuestras decisiones. No pocos intentan reducir sus gastos mensuales, por ejemplo, cambiando de tarifa telefónica o cargando su móvil en la oficina. Pero con estas acciones, el ahorro estimado apenas superará los tres euros al mes. Para ayudarte a enfocar tus decisiones de ahorro doméstico, te propondremos algunos de los mejores consejos para ahorrar en casa. ¿Nos acompañas?

¿Qué puedes hacer para ahorrar en casa?

El ahorro doméstico pasa por las siguientes pautas:

– Una importante fuente de supresión de gastos proviene del ahorro energético. No solamente hablamos de apagar las luces cuando abandones una habitación, o poner los termostatos a temperaturas moderadas, sino que te recomendamos apostar firmemente por la eficiencia energética. Las bombillas de bajo consumo te permiten ahorrar en torno a 200 euros anuales. Por otra parte, los electrodomésticos de bajo consumo consumen hasta un 80 % menos de electricidad.

– Acertar con la potencia contratada en casa es otro aspecto fundamental para el ahorro energético. No en vano, cada kilovatio extra puede suponer alrededor de 30-40 euros más cada año. Por eso, te recomendamos contratar la potencia que necesites, en función de los aparatos eléctricos que uses, pero no más.

– Una forma muy sencilla de ahorrar, es aprender a utilizar bien el frigorífico. Un congelador a medias consume más que uno lleno, por lo que siempre es aconsejable ocupar todos los espacios. Si es necesario, haz uso de bricks usados llenos de agua. Por otra parte, descongelar los alimentos dentro del propio electrodoméstico con un día de antelación o el hecho de no introducir comida caliente, también ayuda a moderar el consumo.

– Las alfombras y las cortinas pueden llegar a reducir hasta un 25 % de tus facturas en calefacción. Piensa que los suelos y las ventanas son dos de las vías principales de escape para el calor (o para el frío en verano). Con el simple hecho de recurrir a cortinas y alfombras espesas podrás evitar dichas fugas.

– Consejos de reciclaje básico: los cepillos de dientes desgastados aún pueden servirte para limpiar los rincones más difíciles de tu casa, las juntas de los azulejos, etc; puedes aprovechar también las camisetas viejas, cortándolas y usándolas como paños; por último, aprovecha al máximo los envases. Siempre puedes utilizar los últimos restos de los productos de limpieza, cremas y pastas añadiendo un poco de agua. Finalmente, puedes reutilizar los envases.

– Cuando vayas a hacer la compra, haz primero una lista: de esta manera evitarás las compras impulsivas. Adquiere aquellos artículos con mejor relación calidad-precio, ya que lo más importante es que cumplan con su función. Por último, fíjate en las ofertas más interesantes.

– Lava en frío siempre que puedas. La lavadora representa el 8 % del consumo energético total y gran parte del mismo se debe al calentamiento del agua.

Estos son solo algunos consejos para ahorrar en casa. Si los aplicas, pronto comprobarás que se puede llegar a final de mes de una manera mucho más holgada.