Los padres y los primeros pañales

Los padres y los primeros pañales

Nadie dijo que eso de ser padres iba a ser fácil, pero para unos papás primerizos la aventura puede ser doblemente complicada, y una de esas complicaciones suele girar en torno a los pañales y todo el mundo que hay alrededor de ellos.

Elegir un buen pañal para tu bebé es una de las decisiones importantes que comienzan a tomarse cuando se acerca el gran día de aumentar la familia. Hay muchas marcas y decidirse no siempre resulta sencillo.

La elección del pañal, en muchos casos, va a depender de cada familia y de a qué aspectos da mayor o menor valor. Lo que no falla nunca es contar con una información buena y fiable que te ayude a tomar la mejor decisión.

Papás primerizos y la elección de pañal

Muchos padres se dejan llevar por el precio del pañal y, siendo importante, por supuesto, no debe ser el único aspecto que debes valorar antes de hacer la compra. Piensa que un recién nacido suele usar unos 8 o 10 pañales al día, y con 4 meses la cifra baja a la mitad aproximadamente. Elegir bien se convierte en algo imprescindible, por eso aquí tienes unas útiles recomendaciones.

Consejos para acertar en la elección

1. El peso y tamaño del bebé será fundamental.

Pasa igual que con la ropa, el peso y la talla del bebé tienen mucho que decir. Cuando acaban de nacer se les suele poner los de talla 1, cuando pesan entre 3 y 6 kilos, su talla idónea será la 2, la 3 y 4 para cuando pesan entre 4 y 10 kilos, la 5 cuando ya pesan entre 13 y 18 kilos y la talla 6 ya será para cuando su peso esté entre los 17 y los 28 kilos.

2. La absorción del pañal es más que importante.

La protección de la piel de tu bebé dependerá de la capacidad que tenga el pañal para evitar la humedad. Busca un pañal que garantice todas las horas posibles de sequedad.

3. Que sea cómodo para el bebé.

Procura que el pañal se ajuste a su cuerpo permitiendo que tenga libertad de movimiento. Piensa que los bebés van creciendo muy rápido y sus ansias por descubrir no les permiten quedarse quietos mucho tiempo. Cuando ya gatean, que el pañal sea cómodo y les deje moverse bien es de vital importancia.

4. El tejido del pañal ha de ser suave al tacto. El bebé tiene que sentirse bien, que el contacto con el tejido sea algo agradable y que no le provoque posibles irritaciones en la piel. Ten en cuenta que tu bebé lleva el pañal prácticamente todo el día y que cuanto más suave sea, más a gusto se sentirá con él.

5. La sujeción del pañal debe ser ajustable gracias a la cinta adhesiva. Es la mejor forma de fijación porque es la más sencilla.

6. La estética y el diseño también deben contar, que para eso tu bebé es el más guapo del mundo, ¿no?